Home | Libro de Cocina | Nutritional information

Información nutricional

Lo que necesitas saber

Información nutricional

Anemia

La anemia, caracterizada por una disminución en el número de glóbulos rojos, es muy frecuente en la hemodiálisis.

La anemia ya está presente antes de la diálisis porque está esencialmente vinculada a un déficit en eritropoyetina (EPO), una hormona producida por los riñones que estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea.

Cuando los niveles de hemoglobina caen por debajo del 10g%, su nefrólogo normalmente propondrá un tratamiento con EPO.

Una dieta saludable y actividad física suficiente se asocian con un mejor control de la anemia. La deficiencia de hierro es común principalmente debido a una disminución en la absorción. A veces es necesario un suplemento oral. Una ingesta suficiente de Vitamina C encontrada en frutas y verduras promueve la absorción de hierro. Una disminución en las Vitaminas B1, B6, B9 y B12 en relación con una dieta restringida y malnutrición podría evitarse con una dieta bien equilibrada. Su dietista podrá ayudarlo a elegir nutrientes adecuados.

A veces son necesarios suplementos vitamínicos.

Philippe Chauveau, Francia

Calcio, fósforo y hueso

El riñón es un órgano importante para el metabolismo óseo. Las enfermedades renales causan altos niveles de fosfato, hormona paratiroidea (PTH) y bajos niveles de calcio y vitamina D. Estos problemas ocurren en las primeras etapas de la enfermedad renal crónica (ERC), la mayoría de las veces sin síntomas clínicos. Más tarde, durante el curso de la ERC, la enfermedad ósea empeora y pueden ocurrir calcificaciones extra-vasculares, dolor óseo o un mayor riesgo de fractura.

Los pacientes deben reducir la ingesta de fósforo y evitar alimentos con mayor contenido de fósforo. El pescado, la carne y los huevos contienen fosfato, pero no deben ser reducidos sin el consejo de un nefrólogo debido a su valor nutricional. La mayoría de las veces el contenido de fosfato en los nutrientes está oculto y necesita el consejo de un dietista para elegir nutrientes bajos en fósforo e instrucciones de cocina.

Este libro de cocina le ayudará a elegir alimentos con bajo contenido de fosfato y alto valor nutricional.

La ingesta de calcio debe ser normal.

Por lo general se prescribe suplementación con vitamina D. Existe un medicamento específico para el hiperparatiroidismo en caso de niveles muy altos de PTH.

Los quelantes de fosfato ayudan a disminuir los niveles de fosfato en la sangre. Existen muchos tipos de este medicamento. Sus médicos le explicarán y le recetarán el tipo de quelante de fosfato recomendado para su caso personal.

Philippe Chauveau, Francia

Queso, productos lácteos, alternativas libres de lácteos y huevos

Los lácteos brindan una contribución importante a una dieta equilibrada. Son una buena fuente de calcio (ver la sección sobre Calcio, Fósforo y Hueso) y proteína (ver la sección sobre la ingesta de proteínas para pacientes en hemodiálisis); sin embargo, también pueden ser una fuente de exceso de azúcar, grasa, potasio y fosfato.

Los productos de leche se transforman en queso, yogur y crema y dentro de cada uno de estos, hay varias variaciones. Por ejemplo, es posible comprar leche con diferentes porcentajes de grasa o puede usarse para preparar bebidas lácteas como la leche chocolatada. El contenido nutricional de estos variará de tal manera que algunos tipos de leche y sus productos pueden beneficiar a ciertos individuos con una condición renal, mientras que otros serán de menor valor o incluso perjudiciales. Cada vez es más común disponer de leche no láctea.

La información a continuación está diseñada para personas que tienen una condición renal y se les ha recomendado tener cuidado con su dieta.

Leche
Se desaconseja el consumo excesivo de leche en personas con una condición renal porque contiene algo de potasio y fosfato (ver secciones sobre potasio y calcio, fosfato y hueso). Un vaso de leche (250mls) puede contener aproximadamente el 15% del potasio diario que un hombre de 70kg puede recibir en una dieta baja en potasio y el 25% de la ingesta diaria permitida de fosfato. Por lo tanto, la leche debería limitarse a un máximo de 200mls por día.

Leche no láctea
La leche no láctea puede tener cantidades variables de fosfato y potasio. Esto se debe principalmente a aditivos como el fosfato tricálcico. Por lo tanto, idealmente, concéntrese en variedades orgánicas y/o no fortificadas y sin azúcares añadidos. La leche de arroz, almendra y avena son naturalmente bajas en fosfato y potasio. La leche de soja tiene más fosfato y potasio, pero aún así menos que la leche láctea. La leche de coco es similar a la leche láctea en fosfato pero más baja en potasio.

Shape

Queso y contenido de fosfato

Queso y contenido de fosfato

Algunos quesos son altos en fosfato y otros son mucho más bajos.

Queso y contenido de fosfato

Algunos quesos son altos en fosfato y otros son mucho más bajos.

Lina Johansson, Reino Unido

Diabetes en pacientes con hemodiálisis

Un buen control de la diabetes en hemodiálisis es esencial para prevenir complicaciones a largo plazo, incluyendo daños al corazón, vasos y ojos. Ya sea que la diabetes requiera insulina o no (diabetes dependiente de insulina o diabetes «adulta»), la dieta debe ser personalizada y adaptada a la hemodiálisis. Solo los niveles de glucosa en sangre son útiles para el seguimiento. La determinación de hemoglobina glicosilada (HbA1c) depende del control de la diabetes durante un período más largo.

La prescripción básica para la diabetes dependiente de insulina es similar a la del nivel prescrito antes de la diálisis: 35 kilocalorías por día, el 50% de las cuales son en forma de carbohidratos. Para evitar la hiper- e hipoglucemia, la distribución durante el día a menudo consta de 3 comidas y 2 tentempiés.

Lo más importante es que la dieta debe ser establecida con un dietista y revisada regularmente, teniendo en cuenta los diferentes tipos de azúcares (de digestión lenta o rápida, poco o mucho hiperglucémico).

Mantener un buen nivel de actividad física es muy importante.

Se debe mantener una ingesta adecuada de frutas y verduras. Evite una alta ingesta cuando los niveles de potasio son demasiado altos (ver la sección sobre potasio).

Los tentempiés deben adaptarse a las sesiones de diálisis. El baño generalmente contiene un gramo de glucosa, pero aún puede ocurrir hipoglucemia.

Christoph Wanner, Alemania

Ingesta de energía

A los pacientes no dializados con enfermedad renal crónica avanzada y aquellos que están en hemodiálisis de mantenimiento o diálisis peritoneal crónica se les debe prescribir una ingesta de energía dietética de 35 kcal/kg/día para los pacientes que tienen <60 años de edad y 30 kcal/kg para los pacientes ≥60 años de edad (1,2,3). Los pacientes con sobrepeso o desnutridos pueden necesitar ajustes en el suministro de energía. Los carbohidratos representan el 50-60% de la ingesta total diaria de energía y las grasas deben representar el 30-40%. Los carbohidratos a partir de azúcares deben limitarse a menos del 10% de la ingesta de energía, y un mayor consumo de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, en lugar de ácidos grasos saturados, trans y colesterol, se asocia con resultados más favorables (4). Las Guías de Práctica Clínica de KDIGO para la Diabetes y la ERC recomiendan que el 40-45% de las calorías de los carbohidratos provengan de cereales integrales, frutas y verduras [5] y la Iniciativa de Calidad de los Resultados de la Enfermedad Renal (KDOQI) ‘Guías sobre la Dislipidemia’ recomiendan 20-30g/día de fibra [6]. Los pacientes tratados con diálisis peritoneal absorben calorías del glucosa en el líquido de diálisis y esto debe incluirse en el cálculo de la ingesta de energía dietética. Aproximadamente el 90% de la glucosa se absorbe durante las estancias de más de 8h, y alrededor del 70% se absorbe durante las estancias más cortas; por lo tanto, se puede estimar la cantidad de carbohidrato absorbido en cada intercambio (7). Reemplazar las grasas saturadas con grasas poliinsaturadas puede modular la hiperlipidemia. En pacientes con hipercolesterolemia, se recomienda una dieta que incluya ≤30% de energía como grasa, 10% ácidos grasos saturados y menos de 300mg/día de ingesta de colesterol dietético (8).

El gasto energético en reposo (REE) es normal en enfermos renales crónicos estables y pacientes en diálisis. Durante la hemodiálisis, los estudios han encontrado un aumento del 12-20% en presencia de comorbilidades, hiperparatiroidismo severo, inflamación y diabetes mal controlada (9,10,11,12). La disminución de la actividad física, lo que lleva a una reducción en lugar de un aumento en el gasto total de energía podría haber mitigado el REE aumentado (13).

Siren Sezer, Turquía

Referencias

  1. Guías de práctica clínica para la nutrición en insuficiencia renal crónica. K/DOQI, Fundación Nacional del Riñón. Am J Kidney Disease 2000;35:S1-140
  2. Fouque D, Vennegoor M, ter Wee P et al. Guías de la EBPG sobre nutrición. Nephrol Dial Transplant 2007;22 suppl 2:45-87
  3. Toigo G, Aparicio M, Attman PO, et al. Informe del grupo de trabajo de expertos sobre nutrición en pacientes adultos con insuficiencia renal (parte 2 de 2). Clin Nutr 2000;19:281-291
  4. Gang JK, Kalantar-Zadeh K, Goldstein-Fuchs J, Rhee CM. Revisión de los enfoques dietéticos en el manejo de pacientes diabéticos con enfermedad renal. Nutrients 2017, 9, 824. doi:10.3390/nu9080824
  5. Fundación Nacional del Riñón (2007) Guías de práctica clínica KDOQI™ y recomendaciones de práctica clínica para diabetes y enfermedad renal crónica. Am J Kidney Dis 49(suppl 2):S1–S180
  6. Enfermedad Renal: Mejorando los Resultados Globales (KDIGO) Grupo de Trabajo de Lípidos (2013) Guía de práctica clínica KDIGO para el manejo de lípidos en enfermedad renal crónica. Kidney Int Suppl 3:259–305
  7. Wolfson M. Manejo de la ingesta de proteínas y energía en pacientes en diálisis J Am Soc Nephrol 1999;10: 2244–2247
  8. Toigo G, Aparicio M, Attman P-O etal (2000) (ESPEN) Informe del Grupo de Trabajo de Expertos sobre nutrición en pacientes adultos con insuficiencia renal (parte 1 de 2). Clin Nutr 19:197–207
  9. Neyra R, Chen KY, Sun M, Shyr Y, Hakim RM, Ikizler TA. Aumento del gasto energético en reposo en pacientes con enfermedad renal terminal. JPEN J Parenter Enteral Nutr. 2003;27:36-42.
  10. Cuppari L, de Carvalho AB, Avesani CM, Kamimura MA, Dos Santos Lobao RR, Draibe SA. Aumento del gasto energético en reposo en pacientes en hemodiálisis con hiperparatiroidismo severo. J Am Soc Nephrol. 2004;15: 2933-2939.
  11. Avesani CM, Cuppari L, Silva AC, Sigulem DM, Cendoroglo M, Sesso R, et al. Gasto energético en reposo en pacientes diabéticos pre-diálisis. Nephrol Dial Transpl. 2001;16:556-565.
  12. Utaka S, Avesani CM, Draibe SA, Kamimura MA, Andreoni S, Cuppari L. La inflamación se asocia con un mayor gasto energético en pacientes con enfermedad renal crónica. Am J Clin Nutr. 2005;82: 801-805.
  13. Avesani CM, Trolonge S, Deleaval P, Baria F, Mafra D, FaxenIrving G, et al. Actividad física y gasto energético en pacientes en hemodiálisis: una encuesta internacional. Nephrol Dial Transpl. 2012;27:2430-2434.

Pescado

El pescado y la carne son muy ricos en proteínas de alto valor biológico (esenciales para el cuerpo).

El pescado es pobre en tejido conectivo y grasa. Se digiere más rápido que la carne. El contenido en carbohidratos es bajo.

El pescado contiene proteínas de alta calidad con todos los aminoácidos esenciales, cuyo uso debe optimizarse. Esto es particularmente útil en caso de una reducción en la ingesta de proteínas.

El pescado podría clasificarse según su contenido de grasa. Sin embargo, deberías saber que los pescados más grasos contienen menos grasa que la carne menos grasa!

Algunos peces contienen ciertos lípidos poliinsaturados (omega-3) que luchan contra el ateroma y reducen las enfermedades cardiovasculares. Los peces más ricos en ácidos grasos omega-3 incluyen atún blanco, arenque, caballa, trucha arco iris y salmón.

El pescado puede consumirse en lugar de la carne en las mismas cantidades al menos dos veces por semana.
El pescado se puede cocinar de muchas maneras diferentes asociado con diferentes verduras y alimentos ricos en almidón, lo que lo hace atractivo y te permite variar el menú semanal.

La cantidad de pescado (o mariscos en general) que puedes comer depende de tu etapa de ERF. El contenido de nutrientes varía. Algunos son ricos en potasio, fósforo o sal. Tu dietista puede ayudarte en tu elección.

Philippe Chauveau, Francia

Fluidos

En las primeras etapas de la enfermedad renal, no es necesario limitar la ingesta de líquidos.

Si su enfermedad renal empeora, su dietista o nefrólogo le aconsejará sobre la cantidad de líquidos que debe consumir cada día.

Reducir el consumo de líquidos puede ser difícil para los pacientes de hemodiálisis cuando se recomienda aumentarlo en la insuficiencia renal en etapa terminal. Debido a la disminución de la diuresis (cantidad de orina producida), se acumula agua (y residuos). Por lo tanto, es esencial eliminar el exceso para evitar la sobrecarga de líquidos que causa fatiga al corazón. La reducción del consumo de líquidos limita el aumento de peso entre las sesiones de diálisis. Un aumento de peso excesivo entre sesiones puede dar lugar a una caída de la presión arterial y una fatiga significativa después de la diálisis.

¿Cuáles son las recomendaciones?

Se refieren a todos los líquidos y no sólo al agua.

En caso de diuresis: equivalente en volumen a su diuresis más 500 a 750ml de líquido.

En caso de anuria: de 500 a 750ml de líquidos por día.

Tendemos a sobreestimar la ingesta de agua de los alimentos y a estigmatizar erróneamente ciertos alimentos debido a los jugos específicos que libera.

En general, un día de consumo de alimentos (sin contar la ingesta de líquidos) equivale a 1L de agua.

Stanislas Trolonge, Francia

Bebidas preocupadas

  • Té, café, achicoria
  • Leche
  • Zumo
  • Agua sin gas o con gas
  • Sopas y caldos
  • Bebidas azucaradas
  • Alcohol

Consejos para limitar tu consumo de líquidos

  • Utiliza recipientes más pequeños: una pequeña taza en lugar de una más grande para reducir la cantidad de líquido consumido.
  • Para saciar tu sed, chupa cubitos de hielo o rodajas de naranja o limón heladas. De este modo, limitas la ingesta de líquidos.
  • Algunas tabletas o polvos que necesitan ser diluidos pueden ser tragados con comida, lo que evita una ingesta adicional de líquidos.
  • Durante el clima caluroso, bebe bebidas frescas o utiliza un ventilador para refrescarte.
  • Evita las habitaciones sobrecalentadas. Puedes humedecer el aire circundante colocando un recipiente de agua en el radiador.
  • Las bebidas alcohólicas o dulces no sacian tu sed; te harán tener incluso más sed.
  • Como aperitivo, evita las bebidas que requieren añadir agua (p. ej. aperitivo de anís…).

Frutas y Verduras

Las frutas y verduras son esenciales para la salud ya que proporcionan una variedad de vitaminas y minerales, además de ser una excelente fuente de fibra. También tienen un bajo contenido en grasas.

Existe preocupación de que algunas frutas y verduras tienen un alto contenido en potasio (ver sección sobre potasio). Teniendo esto en cuenta, a continuación se pueden encontrar algunos consejos útiles para ayudarte a decidir qué frutas y verduras son las mejores para consumir y cómo prepararlas.

Los zumos de frutas y verduras suelen tener un alto contenido en potasio y es mejor evitarlos, al igual que las sopas hechas de verduras.

Métodos de cocción de las verduras
Se recomienda reducir la carga de potasio en la dieta en caso de, o para prevenir, la hiperkalemia en la ERC o diálisis. Una de las estrategias es cocinar los alimentos. Las frutas y verduras son alimentos ricos en potasio. Los métodos de cocción adecuados reducen significativamente el contenido de potasio de los alimentos una vez cocinados.

La cocción por ebullición en abundante agua reduce el contenido de potasio de las verduras.

Se recomienda la doble cocción para cocinar verduras, frutas y patatas.

En la práctica, se hervirán dos cazos de agua al mismo tiempo para no perder tiempo.

Recomendación: Si pelas las verduras (por ejemplo, las patatas) antes de hervirlas, esto aumentará aún más la pérdida de potasio.

La cocción inicial de los alimentos se realizará en el primer cazo de agua durante 10 a 15 minutos. Esta agua de cocción se debe desechar después. Los alimentos luego se depositarán en el segundo cazo de agua hirviendo para terminar de cocinarlos. Para dar un sabor adicional, los alimentos pueden ser salteados en una sartén con grasa, hierbas y especias.

Pide a tu nefrólogo o dietista consejos sobre la mejor elección de alimentos, las porciones recomendadas y las recetas que utilizan estas técnicas de cocción.

Shape

Tablas nutricionales

Tablas nutricionales

Existen varios tipos de frutas. La tabla a continuación proporciona tamaños de porción para diferentes frutas, que variarán dependiendo de cuánto potasio contienen. Por lo tanto, usando la tabla como guía, es posible comer más frutas bajas en potasio.

Tablas nutricionales

La tabla divide las verduras en diferentes porciones dependiendo de su contenido en potasio. Siguiendo la tabla como guía, es, por lo tanto, posible combinar ligeramente más verduras bajas en potasio al preparar una comida. Todas las verduras en la tabla están hervidas a menos que se indique lo contrario. Las patatas no están incluidas pero deben hervirse para reducir su contenido en potasio.

Lina Johansson, Reino Unido
Stanislas Trolonge, Francia

Hierbas y especias

Las hierbas y especias se pueden usar para dar un sabor adicional a la comida. Por ejemplo:

  • El pimentón dulce o la cayena pueden dar sabor adicional a la carne de res, aves, mariscos, sopas, salsas y a la mayoría de verduras.
  • El apio se puede añadir a la carne, pescado, aves, sopa, ensaladas/aliños y a verduras variadas como puerros y repollo.
  • La nuez moscada proporciona un sabor extra a las salsas cremosas o bechamel y en todas las verduras, excepto las que pertenecen a la familia del repollo.
  • Menta y albahaca se pueden añadir a platos con aves, pescado, carne, salsas de tomate, verduras cocidas, pasta, sopas y ensaladas.
  • Timo y Orégano añaden sabor a las aves, pescado, carne, salsas, verduras al vapor, pasta, sopas, ensaladas y carnes a la parrilla.
  • El eneldo se puede añadir a platos con pescado, sopas cremosas, patatas, judías verdes, guisantes, espinacas, zanahorias, huevos y salsas de limón.
  • El perejil sabe bien con casi todos los platos, ensaladas y salsas.
  • El romero realza el sabor de la carne (especialmente el cordero), aves, pescado y guisos.
  • Canela, pimienta de Jamaica, hojas de laurel y clavos van bien con casi cualquier tipo de carne y especialmente salsas.
  • El comino se puede usar en lugar de la canela, aunque tiene un sabor más intenso.
  • El curry y el cilantro se pueden usar en platos orientales con carne, marinadas y en diferentes salsas de pescado.
  • Estragón da un sabor adicional al pescado, espárragos, remolachas, repollo, coliflor y en marinadas.
  • El jengibre se puede añadir a platos con carne de res, pollo, cerdo, judías verdes, coliflor y berenjena.

¡Precaución! No use sustitutos de sal. Estos productos contienen cloruro de potasio y pueden aumentar los niveles de potasio en su sangre.

KalliopiAnna Poulia, Grecia

Hipertensión

La presión arterial alta (hipertensión) es común durante la insuficiencia renal y también en la hemodiálisis. Puede ser la causa o la consecuencia de la destrucción de los riñones. Siempre se agrava por la ingestión excesiva de sal y a menudo agua que la acompaña, ya que la sal puede estimular la sed (ver la sección sobre sodio). Debe ser tratada con medicamentos y una dieta baja en sal porque es perjudicial para el corazón y los vasos (aterosclerosis, enfermedades cardiovasculares). En diálisis, se debe discutir en pacientes con una disminución del peso basal cuando aparece o empeora la hipertensión arterial.

La adherencia a la medicación es muy importante. Los medicamentos antihipertensivos pueden ocasionalmente causar algunos efectos secundarios.

No dude en discutir esto con su médico en lugar de modificar su tratamiento solo.

Stanislas Trolonge, Francia

Lípidos

Los lípidos provienen de la dieta humana o son sintetizados por el cuerpo a partir de azúcares o alcohol. El colesterol y los triglicéridos se miden en la sangre. El colesterol puede ser normal o alto y un aumento en los triglicéridos es común en los pacientes en hemodiálisis. Ambos son factores de riesgo vascular.

Las sustancias grasas presentes en los alimentos provienen o bien de origen animal (mantequilla, patés, …) o de origen vegetal (aceites).

Las grasas de origen animal, con la excepción de los pescados, contienen colesterol y ácidos grasos saturados que son perjudiciales para los vasos. Las grasas vegetales contienen ácidos grasos poliinsaturados que protegen los vasos. Las grasas marinas (presentes en el pescado) pueden ser beneficiosas para el cuerpo.

Tu ingesta de lípidos debe estar equilibrada.

Generalmente es necesario reducir la ingesta de colesterol evitando la carne grasa (cordero, cordero y cerdo) y optando por comer pescado o carne magra (pollo, carne blanca) en su lugar.

Prefiere usar aceites de maíz y girasol; limita la mantequilla a 20 gramos al día para el desayuno.

Christoph Wanner, Alemania

Carne

El valor nutricional de la carne es muy alto. Es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico capaces de proporcionar toda la gama de aminoácidos, incluyendo los aminoácidos esenciales.

Se ha argumentado que un alto consumo de carne es perjudicial para los riñones. En la enfermedad renal crónica (CKD), la ingesta de proteínas debe reducirse. Un consumo razonable de carne ayuda a mantener las reservas de proteínas del cuerpo (como los huevos o el pescado).

¿Carne blanca o roja?

Las carnes blancas y rojas tienen el mismo valor nutricional.
Las carnes blancas suelen provenir de animales jóvenes y su bajo contenido en tejido conectivo las hace más digeribles. Sin embargo, la ingesta de proteínas es casi idéntica:
100g de ternera = 18g de proteína
100g de pollo = 21g de proteína

En cambio, el contenido de grasa de la carne varía según la especie; siendo el caballo la menos grasa con menos del 10%, la más grasa es el pato seguido del ganso con el 20%.

En hemodiálisis, asegúrate de comer suficientes proteínas cada día: si es necesario, reemplaza la cantidad de carne por su equivalente (pescado o huevos) según lo indicado por tu dietista.

Por ejemplo, 100g de carne pueden ser reemplazados por 100g de aves de corral, 100g de pescado o 2 huevos.

Philippe Chauveau, Francia

Medicación y nutrición

La enfermedad renal a menudo se asocia con otros problemas de salud como diabetes, alta presión arterial o enfermedad cardíaca. Una vez que se han diagnosticado estas enfermedades, tu médico recetará un plan de tratamiento adecuado. Este podría incluir un gran número de tabletas o sobres a lo largo del día.
Combinar una buena nutrición, una vida social normal y tomar el tratamiento a la hora indicada a veces es difícil. El número de medicamentos puede llevar a olvidar algo.

Es importante respetar los horarios para la mayoría de los medicamentos:

  • El tratamiento contra la hipertensión generalmente debe tomarse tanto en la mañana como en la noche para garantizar el control de la tensión arterial durante todo el día y la noche.
  • En el caso de la diálisis, algunos tratamientos deben tomarse después de la sesión de diálisis ya que pueden ser eliminados posteriormente durante la sesión.
  • Los quelantes de fosfato deben tomarse en el medio o al final de una comida porque se unen al fósforo en los alimentos en el intestino para disminuir su absorción.
  • Algunos medicamentos necesitan tomarse en ayunas, por la mañana.

Si tienes dificultades para seguir el curso completo del tratamiento, o si te olvidas frecuentemente de ciertos medicamentos, deberías comentarlo con alguien. Tu médico, pero también tu enfermera, farmacéutico o dietista pueden ayudarte.

Comprender el tratamiento y su utilidad es muy importante.
Conoce los posibles efectos secundarios y siéntete capaz de hablar sobre ellos, lo que puede llevar a cambiar o mejorar el tratamiento.
En caso de olvido frecuente, una pastillero puede ayudarte.
Los hábitos o rutinas, como poner los medicamentos en la mesa mientras preparas el desayuno, pueden ayudarte a recordar.

A veces es difícil tomar todos los medicamentos y entender su utilidad. Lo más importante es poder hablar de ello con el personal médico.

Philippe Chauveau, Francia

Actividad física

Hoy en día, todo el mundo sabe que hay que moverse, aunque sea un poco, y que la actividad física es una verdadera medicina. La actividad física es un arma contra las enfermedades crónicas.

Sin embargo, los pacientes en diálisis suelen ser generalmente muy sedentarios (1). Este estilo de vida sedentario se asocia con un exceso de mortalidad, mientras que, por el contrario, la actividad física tiene muchos beneficios en términos de rendimiento físico, calidad de vida, mejora del sueño, reducción de la ansiedad, astenia (2) y reducción de la mortalidad (3).

Existen muchos obstáculos relacionados con la práctica de la actividad física, el tiempo ya dedicado a la diálisis (12 horas por semana excluyendo el transporte) es una de las principales quejas recibidas por parte de los pacientes (4). Sin embargo, la astenia, la desacondicionación crónica y, desde un punto de vista clínico, la falta de medios y/o personal competente también son factores contribuyentes.

En el caso de los pacientes con enfermedad renal crónica, la actividad física debe ser supervisada, al menos inicialmente, por un profesional de la actividad física. Éste será capaz de hacer una evaluación completa para establecer la «prescripción» más adecuada de la actividad física para cada paciente.

Hay muchas formas de aumentar la actividad física: ejercicio pre-diálisis, participación en varios talleres de grupo o seguimiento de un programa personalizado en casa. Las actividades en la vida diaria también son una forma de ponerse en movimiento: pasear al perro, hacer jardinería, ir a pie a la tienda para comprar pan o hacer las tareas del hogar, etc.

Es importante recordar que cualquier aumento en la actividad física, incluso mínimo, puede ser beneficioso, ¡así que debemos movernos siempre que sea posible! ¡No dudes en hablar sobre la actividad física con tu médico!

Catherine Lasseur, Francia

Referencias

  1. Fenotipos que influyen en la baja actividad física en diálisis de mantenimiento. Panaye M, Kolko-Labadens A, Lasseur C, Paillasseur JL, Guillodo MP, Levannier M, Teta D, Fouque D. J Ren Nutr. 2015 Ene;25(1):31-9.
  2. Actividad física en la población de diálisis: ¿cómo y por qué evaluarla y establecer un programa? Kolko Labadens A, Lasseur C, Labat T, Trolonge S, Chauveau P. Nefrol Ther. 2014 Jun;10(3):151-8.
  3. Ejercicio físico entre los participantes en el Estudio de Resultados y Prácticas de Diálisis (DOPPS): correlaciones y resultados asociados. Tentori F1Elder SJThumma JPisoni RLBommer JFissell RBFukuhara SJadoul MKeen MLSaran RRamirez SPRobinson BMNefrol Dial Transplant. 2010 Sep;25(9):3050-62. doi: 10.1093/ndt/gfq138. Epub 2010 Abr 13.
  4. Barreras para la participación en ejercicios entre pacientes en diálisis. Delgado C1Johansen KLNefrol Dial Transplant. 2012 Mar;27(3):1152-7. doi: 10.1093/ndt/gfr404. Epub 2011 Jul 26.

Potasio

Es común que los pacientes que se someten a hemodiálisis tengan niveles elevados de potasio. Por tanto, se les debe aconsejar que elijan frutas y verduras con un nivel bajo o medio de potasio y eviten fuentes ricas en potasio.

Los pacientes también deben evitar el chocolate, el café, la mantequilla de cacahuete, el praliné y los sustitutos de la sal, ya que son ricos en cloruro de potasio.

Algunas formas prácticas de limitar el contenido de potasio en frutas y verduras son:

  • Pelar frutas y verduras que se pueden pelar, por ejemplo, patatas, tomates, zanahorias, manzanas y peras.
  • Cortar frutas y verduras en trozos muy pequeños antes de consumirlas.
  • Dejar las verduras en abundante agua fresca durante al menos dos horas antes de cocinarlas. Enjuagarlas antes de cocinar.
  • Hervir las verduras durante 5 minutos en una olla grande y luego cambiar el agua y continuar cocinando durante el resto del tiempo necesario.

KalliopiAnna Poulia, Grecia

Ingesta de Proteínas para Pacientes con ERC

Los estudios más recientes muestran que comer demasiada proteína está asociado con un declive más rápido de la función renal. Reducir la ingesta de proteínas en las etapas posteriores de la ERC retrasa el inicio de la diálisis. Esto se ha integrado en las recientes directrices de KDOQI. En la etapa temprana (1 a 3a, GFR 45 ml/min) se recomienda una ingesta normal de proteínas de no más de 0.8 g/kg/día. En una etapa posterior, una disminución a 0.6 g/kg/día o 0.4 con suplementos de aminoácidos/cetonanálogos demostró efectos beneficiosos en la función renal y la calidad de vida. La ingesta de energía debe mantenerse a un nivel normal. El asesoramiento regular de un dietista ayuda a reducir progresivamente la ingesta de proteínas. Tal reducción puede no ser demasiado complicada (o restrictiva) con la ayuda de productos bajos o sin proteínas.
El pan y las galletas o pasta, bajos en proteínas, sal y fósforo están disponibles en Europa. Incluso si los estudios de cohortes recientes sugieren que una dieta basada en vegetales, como la dieta mediterránea, tiene un efecto beneficioso (más ingesta de fibra, menos absorción de fosfato, mejor perfil lipídico) en realidad no hay evidencia para recomendar un tipo específico de proteína planta vs animal.
Las revisiones y el asesoramiento regulares de un dietista ayudan al paciente a encontrar un equilibrio entre el placer de comer y una dieta restringida en proteínas.

Philippe Chauveau, Francia

Ingesta de proteínas para pacientes en hemodiálisis

Las necesidades de proteínas están elevadas para los pacientes en hemodiálisis debido a la pérdida de aminoácidos durante el tratamiento. Por lo tanto, se recomendaría a los pacientes que aumenten su ingesta diaria de proteínas. Según las pautas más recientes, se aconseja a los pacientes que consuman una cantidad suficiente de proteínas para compensar las pérdidas durante la hemodiálisis. Esta cantidad es igual a 1.0-1.5g de proteína por kg por día.

Los alimentos ricos en proteínas con un «valor biológico alto», como la carne, las aves, la soja y las claras de huevo son extremadamente importantes. Cada 30g de carne o ave proporciona 7g de proteína a nuestro cuerpo. Aunque el pescado y los productos lácteos son fuentes de proteínas de alto valor biológico, también son ricos en fosfato y deben ser elegidos con precaución de acuerdo con el asesoramiento dietético/nutricional.

Los alimentos que son fuentes de proteínas con un «valor biológico bajo», como las legumbres, los cereales y las semillas, deben limitarse ya que también son buenas fuentes de fosfato y potasio. En caso de estreñimiento, sin embargo, se podrían añadir cereales de trigo integral a la dieta para ayudar a resolver el problema.

KalliopiAnna Poulia, Grecia

Sodio

El sodio, junto con el potasio y el cloruro, es uno de los tres principales electrolitos del cuerpo. El sodio contribuye a la regulación de la presión y el volumen sanguíneo, la transmisión de impulsos para la función nerviosa y la contracción muscular.

La relación entre la ingesta de sal y la presión arterial se descubrió hace unos 4.000 años cuando el emperador chino Huang Ti estableció una conexión entre la sal y un «pulso endurecido». Hoy en día, la sal es el factor ambiental más sospechoso que puede influir en la presión arterial y la aterogénesis. La Organización Mundial de la Salud recomienda una reducción a < 2g/día de sodio (5g/día de sal) en adultos, lo que ayuda a prevenir eventos cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares relacionados con la presión arterial (1).

La conciencia pública sobre el posible papel adverso del alto consumo de cloruro de sodio se suscitó por primera vez por un estudio en Finlandia que mostró que una alta ingesta de sodio predecía la mortalidad, especialmente en hombres y personas con sobrepeso durante un seguimiento de 17 años (2).

Según el meta-análisis de Feng J He et al, una modesta reducción en la ingesta de sal durante cuatro o más semanas provoca una caída significativa en la presión arterial tanto en individuos hipertensos como normotensos, independientemente del sexo y del grupo étnico (3).

La exagerada respuesta de la presión arterial a la ingesta de sal dietética afecta a aproximadamente el 50% de los pacientes hipertensos y al 25% de los adultos normotensos (4).

El riesgo de sensibilidad al sal aumenta con la edad, la presencia de obesidad o diabetes y una disminución de la función renal. Las pautas del KDIGO (en ‘Guías de Práctica Clínica para la Evaluación y Manejo de la Enfermedad Renal Crónica’) recomiendan reducir la ingesta de sal a 90mmol (2g) por día de sodio (equivalente a 5g de cloruro de sodio) en adultos, a menos que esté contraindicado (5).

La restricción de sal no se recomienda en pacientes con nefropatías perdedoras de sal y aquellos propensos a la hipotensión y la contracción de volumen. En las primeras etapas de la enfermedad renal crónica, el aumento de la ingesta de sal contribuye a la prevalencia de hipertensión y proteinuria. Para la misma cantidad de ingesta de sal, los pacientes con enfermedad renal muestran una mayor respuesta hipertensiva que aquellos con una función renal normal (6).

El exceso de sal dietética también puede atenuar los efectos antihipertensivos y antiproteinúricos de los medicamentos antihipertensivos (7,8).

Aunque hay alguna evidencia de que la ingestión de sal podría atenuar el daño renal independiente de la presión arterial, los datos que buscan la asociación entre la restricción de sodio dietético y la progresión de la enfermedad renal y la mortalidad no son favorables (9).

Desde un punto de vista histórico, la sal se usaba principalmente para conservar los alimentos. En los países industrializados, la mayoría de la ingesta de sodio proviene de la sal añadida durante el procesamiento de los alimentos. Los alimentos de conveniencia como la comida rápida, las cenas congeladas, los acompañamientos envasados, las salsas, los aperitivos, las sopas preparadas, el queso y la repostería pueden ser altos en sodio. Podría haberse añadido sal a los alimentos procesados como la carne, el pan y los cereales para retener la humedad y realzar el sabor. Las comidas de restaurantes y la comida rápida también pueden contener grandes cantidades de sal.

Consejos para disminuir la ingesta de sodio:

  • Preparar comidas con alimentos frescos.
  • Intentar utilizar aves, pescado y carne frescos en lugar de productos enlatados, ahumados o procesados.
  • Evitar las comidas rápidas, las cenas congeladas y los alimentos enlatados.
  • Utilizar condimentos sin sodio para añadir sabor a los alimentos en lugar de sal, incluyendo hierbas, especias, ajo, chalotas, perejil, cebolla y jugo de limón.
  • Verificar el contenido de sodio en las etiquetas de los alimentos para salsas, snacks, etc. Un valor diario del 20 por ciento o más significa que el producto alimenticio es alto en sodio.
  • Buscar términos como sin sodio, sin sal, bajo, reducido o sin sal o sodio; o sin sal o ligeramente salado en las etiquetas.
  • Las bebidas pueden contener sodio añadido, por lo que es importante revisar los ingredientes.
  • Los alimentos horneados pueden incluir sal, por lo tanto se deben consumir productos de pan bajo en sodio o sin sal añadida.
  • Los alimentos con poca sal o con restricción de sal pueden contener sustitutos de la sal ricos en potasio, por lo que es importante verificar su contenido en potasio.
  • Enjuagar con agua disminuirá el sodio, el potasio y el fósforo en los alimentos enlatados, los frijoles, las carnes y el pescado; por lo tanto, enjuagar con agua.

Siren Sezer, Turquía

Ingesta de sodio y líquidos en pacientes con diálisis

La acumulación de sodio es una de las consecuencias de la insuficiencia renal, que resulta en un aumento de la ingesta de agua, un incremento en el volumen extracelular y un aumento en la presión arterial (10). Un control estricto del volumen se asocia con un mejor control de la hipertensión y una prolongación de la supervivencia en aquellos que se someten a hemodiálisis (11,12).

La capacidad de los pacientes con enfermedad renal para detectar o saborear la sal en los alimentos a menudo está afectada (13). Esto puede contribuir a altos niveles de sodio en el organismo debido a un aumento en el consumo dietético.

El paciente renal en una dieta alta en sodio podría quejarse de sed, edema y falta de aire. Reducir la ingesta dietética de sodio ayudará a controlar la presión arterial y la ingesta de líquidos. En estos pacientes, el manejo efectivo de la hipertensión requiere la normalización del equilibrio de sodio y el exceso de volumen a través de alcanzar el peso seco ideal (14,15).

Ingesta de sodio en pacientes con trasplante renal

Reducir la ingesta de sodio también se recomienda para pacientes con trasplantes de riñón. En pacientes hipertensos con trasplante de riñón, una baja ingestión de sodio combinada con terapia antihipertensiva resulta en una disminución significativa de la presión arterial en comparación con aquellos que reciben terapia sin restricción de sodio (16).

El problema del alto consumo de sal en pacientes con enfermedad renal crónica se asemeja al del control de glucosa en sangre en diabéticos. Adquirir un enfoque de autogestión y autonomía en los hábitos alimentarios debe ser una prioridad absoluta en la vida de los pacientes.

Recuerde: una cucharadita de sal tiene alrededor de 2.300 mg de sodio, ¡que es la cantidad recomendada para todo el día!

Azúcares y Carbohidratos

Los polisacáridos suelen contener desde diez hasta varios miles de monosacáridos dispuestos en cadenas. Los principales tipos de polisacáridos son: almidóncelulosapectinagomas y fibra.

Almidón – probablemente es el más común de los polisacáridos y está compuesto por largas cadenas de glucosa. El almidón es producido por las plantas durante la fotosíntesis. Se encuentra presente en granos de cereales (trigo, avena, centeno, cebada, alforfón, arroz, etc.), patatas y legumbres.

Celulosa – es otro polisacárido de cadena larga formado por muchos bloques de glucosa. La celulosa también se llama fibra dietética. A menudo, hablamos de celulosa como fibra dietética o lo que solíamos llamar «residuos» ya que el cuerpo humano no puede descomponerla durante la digestión.

Pectina – La palabra ‘pectina’ proviene de la palabra griega pektos, que significa firme y duro. La pectina está presente en prácticamente todas las plantas, donde contribuye a la estructura celular. El término pectina abarca una serie de polímeros que varían según su peso molecular, configuración química y contenido de azúcares neutros. La pectina le da a la fruta su estructura y firmeza. Las frutas ricas en pectina incluyen manzanas y la mayoría de las frutas cítricas.

Gomas – se utilizan principalmente como espesantes en los alimentos. Algunas algas son también excelentes fuentes de gomas y se llaman comúnmente carragenanos y alginatos. A menudo se utilizan como sustituto vegetal de la gelatina.

Glucógeno – es la forma almacenada de glucosa en el cuerpo humano. El cuerpo almacena glucógeno en el hígado, los músculos y el cerebro.

Vitaminas

Las vitaminas no contienen ninguna caloría. Sirven las grandes funciones de la vida (la Vitamina A ayuda a nuestra vista, la Vitamina D a los huesos y las vitaminas B ayudan al sistema nervioso y al hematocrito, etc.).

Las clasificamos en dos grupos:

  1. Vitaminas liposolubles que son solubles en grasas: Vitaminas A, D, E y K.
  2. Vitaminas hidrosolubles que son solubles en agua: Vitaminas C, B1, B3 o PP, B5 o ácido pantoténico, B6, B8 o Biotina, B9 o ácido fólico y B12.

Philippe Chauveau, Francia